MINIMALISMO INDUSTRIAL PARA UN BAR DE COMIDA SANA / STUDIO BORJA PÉREZ DEL CAMINO

YUZ BAR:

Ubicado en el centro de Santander, en un edificio de 1925, el Yuz Bar es un agradable establecimiento de comida sana en el que sirven zumos de frutas, bowls de açai, smoothies, tostas y ensaladas. Originalmente, el local era un rectángulo sombrío, carente de luz natural y parecía más de pequeño de lo que, en realidad, era. Un poco atractivo punto de partida que fue transformado por el diseñador de interiores y de iluminación Borja Pérez del Camino F. a través de un proyecto de diseño interior donde la elección de los materiales y la cuidada iluminación ha dado lugar a espacio bañado por un estilo industrial minimalista. Como explica el diseñador, son materiales “tradicionales, inspirados en los escombros de cualquier tipo de obra que podemos encontrar a pie de calle, madera, hormigón, acero y chapa galvanizada. La idea fue unir la estética industrial con la simetría y el minimalismo“.

Una gran bancada de madera.

El bar cuenta con diferentes zonas que se adaptan con naturalidad a la forma de L del espacio: entrada, pasillo, barra y mesa comunitaria. Fuera de la vista del público, quedan el aseo y el almacén. El acceso lo conforma una pequeña terraza exterior, separada de la zona de paso por un gran ventanal metálico, que se abre y se cierra dependiendo de las condiciones atmosféricas. Ya en el interior, una gran bancada de 3,80 m de longitud, realizada a medida en madera de pino y adosada a una pared metálica negra, se extiende a lo largo del pasillo que comunica la entrada con el fondo del local. Este volumen, en el que se pueden sentar unas ocho personas, también sirve como espacio de almacenamiento.

En la parte posterior del banco, se creó una cajonera para instalar una gran tira de LED de 3000K, que da vida a la pared de chapa galvanizada lacada en negro que se extiende a lo largo de todo el local, a modo de una segunda piel. Esta zona también está iluminada por seis tubos superficiales de Novalux, en una canaleta eléctrica de metal en el techo de hormigón, con un flujo luminoso de 450 lm y 3000K.

Unos toques de calidez.

Al fondo, se encuentra la barra de aluminio lacado negro, iluminada por cuatro proyectores PTI con un flujo luminoso de 2950 lm. A continuación, una gran mesa de madera, en la que pueden sentarse hasta 10 personas, aporta una nota cálida, reforzada por el revestimiento porcelánico de la pared de Porcelanosa, que imita con gran realismo la madera con las ventajas del material porcelánico. Sobre la pared, se han dispuesto de forma simétrica dos apliques de PTI, lacados en negro, con un flujo luminoso de 1800 lm. Este espacio, el más cálido del Yuz Bar, está bañado por la luz natural que penetra a través de varios ventanales de madera originales del edificio.

Por último, la piel metálica, que nace en la entrada, llega hasta esta zona del local, adoptando la forma de una L invertida. Tras su apariencia estéticamente uniforme, se ocultan otras dos funciones: el almacén y el baño, cuyas puertas quedan completamente integradas en el revestimiento metálico, de forma que cerradas parece no existir ningún tipo de entrada. Solamente, cuando se abre la puerta del pequeño aseo, explota una nota de color Antique Pink en la que destaca la sobriedad de los detalles de los elementos en negro.

Ver el artículo completo en Interiores Minimalistas

Leave a Reply